Activitats del MMS – Evola (petició urgent)

Publicat per Robert Pardo

Crònica de Muturou Ishii

MMS – EBOLA – Muturou Ishii – Abu Bakarr Jalloh (en PDF)

Hace poco recibí una invitación confidencial del gobierno de Sierra Leona, en la que solicitaban  saber si era posible la utilización del MMS -que es la Terapia con Dióxido de Cloro (TDC)-, contra el Ebola, por lo me apresuré a viajar a Sierra Leona.

Suponía que el seminario sobre la TDC duraría una semana, Pero reservé tres semanas por si el personal médico local me solicitaba que participase en la propia terapia. Debido a que existen todo tipo de limitaciones, no puedo contarlo todo aquí pero sí puedo compartir mi experiencia personal, y la técnica para lidiar con las enfermedades infecciosas.
Hay limitaciones en cuanto a las fotos y vídeos que puedo compartir, por lo que sólo incluiré los de personas y lugares que no sean identificables.

Mi rutina diaria funcionó así. Cada mañana anotaba la fortaleza de la nueva Solución de Dióxido de Cloro (CDS). A las 8 escuchaba los informes de la terapia que se había realizado el día anterior, y enviaba todo lo necesario. De esta manera era capaz de registrar la fuerza y la cantidad de lo que había utilizado, y analizar lo que se necesitaba hacer.

En los pueblos en los que había brotes de Ebola, la posibilidad de infectarse de aquellos con quien convives o de tus vecinos era tan alta, que parecía que el CDS se estaba en realidad utilizando para prevenir la extensión de la enfermedad. Una de las cosas que llegaba a ser problemática en regiones que también padecen de malaria, fiebres tifoideas y fiebres de dengue junto con el brote de Ebola era que, dado que las ya escasas instalaciones médicas y equipos médicos estaban siendo utilizados para enfrentarse al Ebola, la gente que tenía esas otras enfermedades no eran atendidos debidamente. Se habían hecho cálculos de que las muertes por malaria podrían llegar a duplicarse hacia febrero del año siguiente. También se daban muchos casos en los que personas infectadas con cualquiera de las enfermedades ya mencionadas llegaban a morir porque eran erróneamente marginados como si estuvieran infectados con el Ebola.

La Terapia con Dióxido de Cloro resultó extremadamente efectiva con los problemas con los que tenían que lidiar porque con este método no se precisa realizar un test para saber si se trata de malaria, dengue, u otras enfermedades, o llegado el caso, para saber el tipo de malaria de qué se trata. Tampoco se precisa saber qué tipo de medicación es necesaria. También resultó muy efectiva porque con la TDC la eficiencia es inmediata y el cuerpo queda libre de patógenos el mismo día, o a más tardar al día siguiente. En general, la TDC gana en efectividad cuando se administra tan pronto como es posible, y durante tanto tiempo como es posible a las personas ya infectadas pero todavía sin síntomas manifiestos.

Se suponía que yo no iba a divulgar la efectividad ni la información sobre el Ebola, pero había una mujer de edad avanzada en el poblado, y la gente estaban inquietos de que tuviera el Ebola, pero ella se recuperó al día siguiente de haber recibido el CDS (Solución de Dióxido de Cloro). Se extendió el rumor de que había ocurrido un milagro. Posteriormente me comunicó su agradecimiento a través del teléfono móvil de un miembro del equipo médico.

Antes de dejar Japón había oído en las noticias que habían muerto más de 100 personas del personal sanitario involucradas en el tratamiento de pacientes con Ebola. Estaban dedicando sus vidas y trabajando día y noche sin apenas dormir, esperando poder ser de ayuda a las personas que estaban sufriendo. Me hubiera gustado ser capaz de ayudarles, y por eso tenía el deseo de poder informarles de la efectividad de la TDC. Lo habitual entre la mayoría de personas que utilizan la TDC es que ni siguieran pillan ya un resfriado. Personalmente, yo acostumbraba a resfriarme entre dos y tres veces al año, pero en estos últimos 6 meses no he tenido ni siquiera uno de leve. Mi comprensión de este fenómeno es que al estar tomando la TDC, se ha limitado tanto el efecto del virus gripal como el de otros patógenos. Sabía que esto era verdad, y que es importante utilizar la TDC como algo que vale la pena para luchar contra el Ebola, en especial cuando no hay otro método que probar.

Por la tarde oía los informes y los comentábamos. Desde las 12 hasta las 3 de la tarde, durante el momento de pausa, hacíamos una Meditación de Trasmisión con personas de Japón y con personas de todo el mundo. Hacíamos intensas declaraciones de que las personas con Ebola iban a salvarse lo más rápido posible, y que el Ebola sería inmediatamente detenido. También nos esforzábamos en transmitir la energía que surgía de la meditación, con la esperanza de redimir a las personas que sufren de pobreza y hambre, persecución y discriminación en todo el mundo.

La casa en la que me alojaba se convertía en clínica desde que empezaba el crepúsculo hasta entrada la noche. Cada día suministraba tanto CDS a tantas personas como podía, y les daba instrucciones. Al principio, cuando acudían a la casa las personas con síntomas parecidos al Ebola, me ponía nervioso pero la sensación fue desapareciendo, y al cabo de poco ya fui capaz de tratarles. Muchas de las personas que acudían a nosotros y que parecían estar infectados concretamente de malaria y de fiebre tifoidea, volvían al día siguiente diciendo “se ha ido, me he curado”, y saltaban y se alegraban.

En general, cuando la gente empieza a mostrar los síntomas más evidentes de malaria y de fiebre de dengue, sufren de dolores en la cabeza y en todo el cuerpo, y aunque tomen la medicación contra la malaria durante un par de días y se vuelvan negativos a la infección, siguen con dolores corporales. Con la TDC la diferencia está en que todos los síntomas desaparecen, y todos se sienten felices por eso. Para quienes no podían siquiera desplazarse, instruíamos a las personas qué debían hacer, y les llevaban el CDS. Y había algunos que realmente se entusiasmaron y volvían con nosotros cada día.

He estudiado y enseñado muchas cosas diferentes a muchos doctores y agencias gubernamentales, y personas ricas, y empresas, en relación a la TDC, pero ese conocimiento no se divulga. Creo que ocurre porque, para empezar, las personas que han oído acerca de la TDC viven en realidad en lugares y en casas en las que resulta difícil que contraigan la malaria, y que incluso aunque se contagiasen de malaria, utilizarían la TDC pero no enseñarían nada a la gente pobre sobre esta terapia.

La ocasión en que estuve trabajando en la zona fronteriza entre Tailandia y Myanmar (Birmania) denominada Mae Sot http://141.txt-nifty.com/141/2014/06/post-9ad1.html, fui capaz de traspasar las fronteras enseñando a la gente de a pie, las madres, los miembros de la familia de niños que a su vez enseñaban a sus vecinos y parientes. En esta ocasión en Sierra Leona, incluso pude enseñar a muchos de ellos donde adquirir la materia prima.

Abu Bakarr Jalloh, persona excelente y muy inteligente, estuvo conmigo durante las tres semanas aprendiendo diligentemente acerca del MMS. Le enseñé durante cada día, incluso aquellas cosas que normalmente no decía al público. Quedé impresionado por él, porque al cabo de esas tres semanas ya era capaz de debatir cosas conmigo. Jalloh estuvo pensando en maneras para erradicar la malaria, y creo que continuará por esa vía. Probablemente en el futuro se convierta en alguien de quien yo tenga que aprender. Quiero apoyarle financieramente, pero no llego a poder hacerlo porque mis propias actividades están siendo financiadas con mis propios ingresos, y con contribuciones de otras personas.

Hay algunas cosas que me gustaría que él pudiera tener, y para las que pido vuestra ayuda. El valor espiritual de esta inversión es muy alto, y si el Ebola u otras patologías llegan a desmadrarse en ese país y en los países vecinos, él es el único especialista en TDC de África. Tengo plena confianza en afirmar que darle apoyo merece la pena porque es un crac, y vuestra contribución posibilitará que lleve a cabo las actividades que desea.

Coste de materia prima para MMS y ácido Cítrico: unos 500.000 yen (3,410€)
(Con este importe puede cubrir toda África durante un tiempo).
Aparato para la medición de la concentración de Cloruro de Sodio: unos 50.000 yen (341€)
Microscopio: unos 50.000 yen (341€)
Fondos para cubrir sus gastos y actividades anuales: 300.000 yen (2,046€)
(Sus ingresos son de 4.166 yen mensuales (28,40€), 138 yen al día (0,94€), trabajando 16 horas diarias, sin días libres).
Equipo de ordenador y vídeo: unos 100.000 yen (69€)

Podéis hacer vuestras aportaciones a mi cuenta bancaria:

Mizuho Bank, oficina de Ebara (número de oficina:216)
Cuenta: 2234106 Muturou Ishii , Teléfono móvil: 090-9853-3063

・・・・・・・・・・・・・・

O hacerlas directamente al Sr. Jalloh (la mejor manera es utilizando la Western Union)
Nombre: Abu Bakarr Jalloh – Teléfono +232 77-3076-74
Dirección: 6D Old Wharf Road
Wellington, Freetown, Sierra Leona
E-mail: Jallohabubakarr 001@gmail.com

cuenta del Sr. Jalloh en facebook
https://www.facebook.com/profile.php?id=100006699347888&fref=pb&hc_location=friends_tab&pnref=friends.all

El Sr. Jalloh ha estado desplazándose muchas veces por los poblados, e incluso aprendió a utilizar el aparato para medir la concentración del Dióxido de Cloro.
Lo anterior es el informe de la Actividad del MMS contra el Ebola, con limitaciones, pero fui capaz de volver a Japón con paz mental porque un excelente recurso humano, el Sr. Jalloh, fue capaz de convertirse en alguien que puede representar a África como experto en TDC. En caso de que la cosa supere su capacidad de actuación, podré estar ahí, porque tengo buena formación en el aparato de medición de concentraciones, y en análisis.

Esta vez todo empezó con una solicitud confidencial del gobierno de Sierra Leona, pero algo de información trascendió al Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón, y eso causó innumerables problemas. Estoy sin embargo agradecido de corazón de haber podido llevar a cabo mis objetivos porque me habéis brindado vuestro apoyo de emergencia.

Anuncis
Galeria | Aquesta entrada ha esta publicada en Sin categoría. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.